La máquina chipeadora favoreció la creación de un ciclo virtuoso

Twitter icon
Facebook icon
30-06-2017

El ciclo comienza con la poda periódica de los árboles, continúa con el chipeo del residuo verde y el tratamiento del chip para generar compost. Luego avanza con la utilización del mismo para la germinación de semillas de especies autóctonas y finaliza con la plantación de esos plantines en los espacios públicos de nuestra ciudad. Una vez que se hace necesaria la poda, el ciclo vuelve a comenzar.

Además de la reducción del volumen del verde generado por la poda y del ahorro de recursos municipales, la incorporación de una máquina chipeadora permitió que la Secretaría de Servicios Públicos articule un nuevo ciclo virtuoso. A través del mismo se beneficia a nuestro medio ambiente permitiendo mejorar la gestión de los residuos verdes con una alternativa más limpia y rápida.  

En ese sentido, Claudio Graña, Director de Medio Ambiente de Yerba Buena, explicó: “Primero hacemos la poda de los árboles, después el chipeo en el mismo lugar donde se hizo la poda con la intención de reducir el volumen de verde que queda en el piso. Esto es una alternativa a los camiones recolectores que nos permite bajar los costos de la recolección”.

¿Cómo es el proceso de chipeo?

La máquina chipeadora reduce el volumen del residuo verde al triturar las ramas y troncos de los árboles. El producto generado es depositado en un camión que lo transporta hasta el Vivero municipal, donde comienza el tratamiento para generar compost, que es tierra con un alto porcentaje de materia orgánica.

Allí, el personal municipal realiza la germinación de semillas de especies autóctonas para la generación propia de plantines que luego son plantados en los espacios públicos de nuestra ciudad.

Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)