Ángel Décima reparte su tiempo entre la Intendencia y los senderos del cerro

Twitter icon
Facebook icon
23-01-2017

Es empleado municipal y apasionado de los deportes. A los 45 años ganó el XIV Desafío de Tafí del Valle en su categoría, empujado por los “profes” y compañeros del Eco Team de Yerba Buena.

Ángel Décima comenzó a correr por los senderos pedemontanos casi por casualidad. Antes de conocer al Eco Team de la dirección de Deportes de la Municipalidad de Yerba Buena, su principal motivación deportiva era mantener su físico en forma para poder despuntar su pasión futbolera los fines de semana. Junto al golf, conformaban el dúo deportivo preferido hasta que el trekking y el running llegaron a su vida.

A mediados del año pasado, “Cebolla” decidió aceptar la invitación de la “profe” de aquel entonces, Lizy Corbalán, para sumarse al equipo que todos los martes y jueves recorre los senderos de la ciudad. Y a partir de allí, su vida deportiva cambió considerablemente. En menos de un año compitió en siete carreras y el pasado sábado 21 se coronó en el XIV Desafío de Tafí del Valle en la categoría 40-49 años al hacer el mejor tiempo de los 17 kilómetros del circuito.

“Yo salía a correr y me solía cruzar con los integrantes del Eco Team. Fue allí que me invitaron a sumarme al grupo, me gustó y empecé a ir todos los martes y jueves. Después mis compañeros me comenzaron a incentivar para que compitiera en las carreras”, relató “Cebolla”, quien ahora apunta a seguir creciendo en ésta disciplina que cada vez suma más adeptos.

Además de brindarle beneficios a su físico, el deporte se convirtió en una terapia efectiva. “Yo he pasado momentos familiares muy difíciles y el Eco Team ha sido mi psicólogo. Cuando corro me relajo, pienso en mis hijos y todo eso me da fuerza para seguir adelante. Quiero seguir en esto, por este buen camino, para ser un buen padre. Porque lo mejor que uno tiene son los hijos”, se emociona al pensar en ellos.

El triunfo de la perseverancia

La última vez que “Cebolla” visitó los valles calchaquíes fue a través del golf cuando tenía 18 años. En aquel entonces -y hasta el día de hoy- se desempeñaba como caddie. Aun así, la falta de conocimiento del terreno no le impidió ganar su primera carrera oficial.

“En senderos del cerro solo corrí una carrera que fue en Horco Molle. Las demás en las que participé fueron en el llano, por las calles”, explica Ángel. Por eso, remarca que fue gracias a los profesores y compañeros del Eco Team que pudo conocer esta nueva faceta deportiva. “Le agradezco a Priscilla Álvarez y en especial a Américo Haga y su esposa Sofía. Este triunfo es para ellos”, destacó orgulloso.

Ángel Décima se desempeña en la Intendencia y afirma ser un orgulloso empleado municipal. “Trabajo hace varios años en la Municipalidad y es un orgullo hacerlo para el Intendente Mariano Campero junto a todos mis compañeros”, remarca sobre su faceta laboral. “Le quiero agradecer a él y a todos los que me apoyan en esto”, dice antes de seguir con su rutina diaria con la medalla conseguida días atrás, brillando en su pecho.

Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)